Y hoy por poco se me sube el mostro…

Ok, hoy fue un día bastante pesado. Decidí llegar temprano para tener más tiempo para completar TODAS mis tareas. Perfecto: lo pude hacer prácticamente todo, excepto ir al correo porque estaba cerrado!!! Bueno, hoy se esterilizó una gatita muy pequeña, bonita y bien peludita! : ) Durante la operación de esta, llegó la señora (que vino la semana pasada) con la perrita del cáncer, había decidido “ponerla a dormir”. Esta vez, el gran reto fue mío… cómo ser yo quien consolara la dueña? Es cierto que yo no creo en la eutanasia; pero cuando llega un caso así, he aprendido que es mejor ni ver ni hacer sufrir a nuestras mascotas con un mal casi irremediable. Entonces, fui un poco más fuerte esta vez, hasta me tocó sostener la perra mientras se le ponía la inyección. No puedo evitar decir que compadezco y por dentro me sentía probablemente igual que la señora dueña, pero ni podía yo ponerme sentimental en aquel momento, ni podía exponer mi punto de vista ante aquella situación. Traté de hablar y calmar un poco a la señora, para luego dejarla sola, que ella se desahogara… A pesar de lo incómodo que se me hizo el día, por lo que contaré ya mismito, aún así fue un tanto llevadero para con los demás pacientes que se atendieron en la clínica. Llegó una señora que había llamado con una emergencia: a su perrita (3-6 semanas de nacida) le había caído un bloque en la cabeza! Luego de resolver momentáneamente –a pesar de los inconvenientes- me percaté de algo: la pequeña no cerraba la boquita, y no sólo eso, sino que también la tenía virada (la parte de arriba corría hacia la derecha mientras que la de abajo era hacia la izquierda). Además de aquella haber estado inconsciente, lloraba constantemente por el dolor y las probabilidades de supervivencia eran muy diminutas. Resolvimos al momento con lo que pudimos, dado a nuestra pequeña limitación de equipos, ya que no teníamos los recursos para sacarle placas. Pero fue cuando finalmente salí de allí que me explotó la rabia… en mi cabeza NO cabe forma alguna en la que un bloque le cayera encima y justo encima de la cabeza a la pequeña cachorrita, especialmente sin que hubiera una mano/ fuerza humana detrás de aquel evento.

Anuncios

~ por lizanne en enero 2, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: