Saludos!

•enero 21, 2007 • 6 comentarios

Hola! Para todos los que no me conocen, mi nombre es Liza A. Rivera, estudio Biología en el RUM y tengo planes futuros de ser veterinaria. Les doy a todos los que visiten esta página mi más cordial bienvenida! Les invito a que lean y disfruten de mis experiencias como practicante. Esta página no tiene un propósito educativo, sino más bien, uno personal. Recuerden que es redactado como diario/ jornal de trabajo, de esta, mi primera experiencia trabajando directamente con un veterinario. La página está totalmente abierta a comentarios, sugerencias, opiniones y otros. También cuenta con enlaces que pueden accesar, en caso de dudas sobre algún tema en específico. (Los temas de enlace están al lado extremo derecho.) La entrada principal conlleva un orden cronológico, estando la primera experiencia al fondo de la página y la más reciente al principio.
El sitio no pretende publicar ni delatar métodos ni técnicas del veterinario, ni chantajear o exponerlo. Es simplemente un compartir de mis experiencias y un agradecimiento al doctor y su personal/ equipo de trabajo por permitirme estar allí y adquirir los conocimientos aprendidos. Espero que todos disfruten leyendo esto, tanto como yo lo disfruté en práctica y escribiéndolo para ustedes.

¡GRACIAS!

•enero 15, 2007 • Dejar un comentario

A todas aquellas personas que dedicadamente tomaron de su tiempo para leer este diario, quiero darles mis gracias. Espero que TODOS le hayan podido sacar algún beneficio a esta página, ya sea por mis experiencias o por los enlaces informativos que esta contiene bajo los temas a la derecha, y por supuesto, que se hayan divertido mucho leyendo estas experiencias. También agradezco a los que dejaron sus comentarios, ya que están aportando al mejoramiento de mi escritura y expresión. Sepan que me han brindado un apoyo bien grande con la simple cooperación de leer algo, y espero que yo haya escrito y redactado de la manera correcta para ustedes y que les sea de su agrado.

Hasta aquí llegó la primera jornada con mi PRIMERA EXPERIENCIA VETERINARIA, pero no será el fin de ella, pues pienso seguir mis sueños y algún día ser veterinaria. Lo que sí ha llegado a su final es este jornal (diario); por lo que si les ha gustado e interesado, les invito a que en algún futuro (no muy lejano) me motiven a seguirles escribiendo a través de sus comentarios.

Una vez más, GRACIAS, y hasta luego!

Liza Annemarie Rivera VanderHaagen

Y eso que hoy no pensaba trabajar…

•enero 13, 2007 • 6 comentarios

Hoy no planeaba trabajar, ya que me dolía mucho el tobillo lastimado. Pero ante aquella emergencia, no pude evitar el ofrecerme. UN PERRO TENÍA PIEDRAS, dado a su alimentación exclusiva de “treats” y pollo frito. El pobre tenía TODO, desde la vejiga hasta el pene repleto de piedras, en fin, se le sacaron entre 20-30 de ellas. Piedras… literalmente PIEDRAS!!! Yo no sabía lo que eran piedras, hasta que lo vi y cogí una y traté de romperla pero no pude porque era una piedra. (Y sí, estoy muy impactada con aquello.) Bueno, como el chico terminó con los ductos dañados y sin circulación en su pene, hubo que castrarlo para evitar el riesgo de infecciones y dejarle libre para que pudiera orinar. Por lo que se hizo de aquel perro –literalmente- un transgénero, es decir, el mecanismo por el cual orinaba se le cambió al de las perras, se le dejó una pequeña apertura debajo de donde iban sus testículos para que pudiera ir al baño. Verdaderamente daba lástima cómo aquel dueño se preocupaba y hasta lloraba por su perro, su fiel amigo y compañero, la tristeza inevitable era claramente visible en el rostro del señor al enterarse de todo el procedimiento por el cual atravesaba su mascota. Aunque todo esto es muy penoso, debo decir que es un llamado de conciencia a que todas las personas cuiden bien de sus mascotas, no sólo con llevarlos al veterinario, tenerle las vacunas al día y mantenerlos libres de pulgas y garrapatas, sino que también la alimentación forma gran parte importante de la salud de nuestras mascotas. Espero que finalmente haya salido todo bien, ya que no soportaba el dolor y me tuve que ir poco antes de terminada la operación.

Ok, un día más tranquilo…

•enero 5, 2007 • Dejar un comentario

Hoy llamaron los dueños de la gatita anémica de ayer, que se había puesto peor! Esto condujo a que salieran corriendo a hacerle una transfusión de sangre. Aunque una vez el veterinario me había explicado las transfusiones de sangre en caninos, esta vez creo haber aprendido que para los felinos existen 2 tipos de sangre: la que donan otros gatitos, y la artificial; que tan eficiente lo sea una o la otra, no lo sé??? El día fue un poco más lento de lo normal, dado a las festividades de esta época del año y eso… También hoy se le sacó el drenaje a la Golden Retreiver llamada Honey (igual que mi baby) a quien yo le había asistido con una pequeña sutura. Y así más o menos transcurrió el día, entre un paciente y otro… nada malo, nada grave, gracias a Dios.

Mi primera castración!!!

•enero 4, 2007 • Dejar un comentario

Yey! Hoy, por primera vez, vi cómo se hace una castración (y no en cerditos)… Anyway, era un pequeño gatito, quien estaba a punto de pasársele el tiempo para castrarlo. Por otra parte, fue un día bastante llevadero y el movimiento fue más de lo mismo. Lo único que me aturdió un poquito fue una gatita que llegó y estaba muy anémica. No sólo había perdido la audición, la vista de un ojo y estaba completamente atontada, sino que ni siquiera se defendía… ni en lo más mínimo! Bueno, yo, inexpertamente, llegué a creer que tenía leucemia, pero gracias a Dios, no fue así. Pero si hubieran visto aquello: se le sacó muestras de sangre, y yo diría que era como un 80-85% plasma! Bueno, lo que sí es que hubo que recetarle varios medicamentos, y espero que se recupere pronto! Por otra parte, hoy, por primera vez en mi vida, le corté el vuelo a un ave. Jamás imaginé que fuera tan sencillo. : ) Y un pequeño detalle inevitable ocultar fue que durante la operación (castración) al veterinario se le hizo un poco difícil el procedimiento porque perdió un lente de los anteojos. Al verle peleando para enfocar bien, no podía evitar las sendas ganas que me dieron por meter las manos y embarrármelas, pero, por supuesto, para ayudarlo. Además, es un procedimiento tan sencillo que estaba loca por intentarlo… pero claro, eso no se supone, así que no llegué a hacerlo… :

Es que todavía no comprendo…

•enero 3, 2007 • 1 Comentario

Bueno, mi razón de haber ido hoy a la clínica –además de cuidar y velar por la salud de los que están hospedándose- es primordialmente la de velar por la pequeña cachorrita de anoche. Cumplí con las tareas del día, pero conseguir la dueña de la cachorrita fue un lío… no aparecía ni por los centros espiritistas… ;# Cuando finalmente apareció, le advertí de TODO lo que el veterinario me había pedido le dijera: la condición de aquella era muy crítica e inestable, había que tomar una decisión de inmediato para con ella, y para poder hacerlo, era preciso hacerle radiografía. Entiendo que el dueño y su familia carecieran de recursos económicos, pero quizás no hubieran caído en este lío si le hubiesen prestado más atención a sus mascotas (o sabe Dios qué), en especial a los más pequeños. Finalmente, terminaron por sacrificar a la pequeña dado a su estado crítico e inestable, ya que ciertamente tenía daños cerebrales. Antes que la llevaran a hacerse la placa, no resistí y me mató la curiosidad: tuve que preguntar cómo fue que ocurrió el accidente? Se me explicó que en la casa hay una construcción y que la perra madre parió en medio de una cerca de bloques, donde aquel día entrando al cercado donde se encontraban los cachorros, se llevó un bloque enredado con las patas de atrás y le cayó encima a la pequeña. Me pregunto yo: qué perra, recién parida, tiene las fuerzas para estar brincando cercas de bloques, y encima de eso, para tener la suerte de llevarse uno enredado y que le cayera justo encima de la cabeza a la más pequeña???

Es que me exploto de rabias, pero juzguen ustedes…

Y hoy por poco se me sube el mostro…

•enero 2, 2007 • Dejar un comentario

Ok, hoy fue un día bastante pesado. Decidí llegar temprano para tener más tiempo para completar TODAS mis tareas. Perfecto: lo pude hacer prácticamente todo, excepto ir al correo porque estaba cerrado!!! Bueno, hoy se esterilizó una gatita muy pequeña, bonita y bien peludita! : ) Durante la operación de esta, llegó la señora (que vino la semana pasada) con la perrita del cáncer, había decidido “ponerla a dormir”. Esta vez, el gran reto fue mío… cómo ser yo quien consolara la dueña? Es cierto que yo no creo en la eutanasia; pero cuando llega un caso así, he aprendido que es mejor ni ver ni hacer sufrir a nuestras mascotas con un mal casi irremediable. Entonces, fui un poco más fuerte esta vez, hasta me tocó sostener la perra mientras se le ponía la inyección. No puedo evitar decir que compadezco y por dentro me sentía probablemente igual que la señora dueña, pero ni podía yo ponerme sentimental en aquel momento, ni podía exponer mi punto de vista ante aquella situación. Traté de hablar y calmar un poco a la señora, para luego dejarla sola, que ella se desahogara… A pesar de lo incómodo que se me hizo el día, por lo que contaré ya mismito, aún así fue un tanto llevadero para con los demás pacientes que se atendieron en la clínica. Llegó una señora que había llamado con una emergencia: a su perrita (3-6 semanas de nacida) le había caído un bloque en la cabeza! Luego de resolver momentáneamente –a pesar de los inconvenientes- me percaté de algo: la pequeña no cerraba la boquita, y no sólo eso, sino que también la tenía virada (la parte de arriba corría hacia la derecha mientras que la de abajo era hacia la izquierda). Además de aquella haber estado inconsciente, lloraba constantemente por el dolor y las probabilidades de supervivencia eran muy diminutas. Resolvimos al momento con lo que pudimos, dado a nuestra pequeña limitación de equipos, ya que no teníamos los recursos para sacarle placas. Pero fue cuando finalmente salí de allí que me explotó la rabia… en mi cabeza NO cabe forma alguna en la que un bloque le cayera encima y justo encima de la cabeza a la pequeña cachorrita, especialmente sin que hubiera una mano/ fuerza humana detrás de aquel evento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.